viernes, 22 de agosto de 2008

Póker

Póker


—La razón y la experiencia indican que uno de nosotros debe tener la mano ganadora. Ustedes argumentan que puedo no ser yo, pero no es menos cierto que puedo sí ser, y si consideramos los atributos que idealmente debería tener tal mano...

—¡Poné las cartas sobre la mesa de una vez!

—Es la última vez que invitamos a jugar a un teólogo.

4 comentarios :

  1. ¿En serio esperas que un teólogo ponga las cartas sobre la mesa de una vez? ;-)

    Saludetes. Lola.

    ResponderEliminar
  2. de hecho es raro que juegue a las cartas. llegue a tu blog a traves de lola, y a lola llegue a traves de el retorno de los charlatanes y...

    en fin , una cadena afortunada de eventos

    lindos blogs todos

    ResponderEliminar
  3. Vamos a ver. La carga de la prueba compete al que afirma. Yo afirmo que el teologo NO tiene una mano perdedora. Por tanto, no hace falta ver las cartas.

    Según la carga de la prueba, está demostrado que el teólogo NO tiene una mano perdedora.

    ResponderEliminar
  4. Vamos a ver. Yo digo que el teólogo NO tiene una mano perdedora. Pero la carga de la prueba compete al que afirma. Como yo niego, no hace falta demostrarlo.

    O sea, no hace falta ver las cartas. Según la carga de la prueba, está demostrado que el teólogo NO tiene una mano perdedora.

    ResponderEliminar

Su comentario no molesta. Sírvase utilizar un nombre o pseudónimo para distinguirse de los demás comentaristas. La casa se reserva el derecho de admisión y permanencia. Spam y off-topics, abstenerse.