martes, 3 de junio de 2014

Encomienda

Encomienda

—¡Eres un vago! ¡Un haragán! ¡Yo te enseñaré a dormir cuando deberías estar trabajando!

—¡Detente! ¿Por qué lo tratas como a un animal? ¡Es un hombre dotado de alma igual que tú!

—Es verdad. Lo siento. Confieso mi falta y hago firme propósito de enmienda.

»¡Renuncia a la idolatría y abraza la fe de cristo! ¿O quieres arder en el Infierno! ¡PAGANO!

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Su comentario no molesta. Sírvase utilizar un nombre o pseudónimo para distinguirse de los demás comentaristas. La casa se reserva el derecho de admisión y permanencia. Spam y off-topics, abstenerse.