martes, 15 de marzo de 2011

Asalto

Asalto

—¡Quieto! ¡Arriba las manos!

—¡No! Por favor, no dispare.

»Eh, un momento. Eso no es una pistola. ¡Es un dedo!

—¿Eh? ¿De qué estás hablando? ¡Esto es una pistola!

—¡Es un dedo!

—¡Más vale que creas que es una pistola o te pego un tiro!

»Me rindo. ¿Dónde está el truco?

5 comentarios :

  1. El secreto está en hacerle creer al inocente que alguien superior le apunta con una pistola y que sólo las bondades del intermediario, donación mediante, lo salvarán. Error de novatos...

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, ¿pero cómo se te ocurren estas cosas? ¡Es absolutamente genial! X-D

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con "pensandofuerteyclaro", además al ladrón le faltó ofrecer una recompensa posterior a la "donación".

    ResponderEliminar
  4. Me extraña que no hayan aparecido los trolls de siempre.

    O no entendieron el chiste.

    ResponderEliminar
  5. XD Que vaya con los médico alternativos, a lo mejor ellos se lo explican mejor

    ResponderEliminar

Su comentario no molesta. Sírvase utilizar un nombre o pseudónimo para distinguirse de los demás comentaristas. La casa se reserva el derecho de admisión y permanencia. Spam y off-topics, abstenerse.