viernes, 14 de junio de 2013

Recompensas y castigos

Recompensas y castigos

—¡Bienvenido! Aquí las almas de los bienaventurados están perpetuamente en presencia de Dios, cantando sus alabanzas por toda la eternidad.

—Ajá... ¿Y las almas de los condenados?

—Lo mismo, pero sin drogas para aguantarlo.

7 comentarios :

  1. Parece que a muchos ya les dan las drogas desde el bautismo

    ResponderEliminar
  2. siempre me intrigó esa cuestión: si en el cielo todo el mundo alaba a dios, y en el cielo todo es felicidad, ¿que pasa si yo soy suficientemente buena persona para ir al cielo, pero no me hace feliz alabar a dios?

    ResponderEliminar
  3. ¿Y qué se hace en el cielo? Estar continuamente viendo a Dios, tocando el arpa y alabando a Dios. Y todo eso durante años y años.

    ¡Qué aburrimiento!

    ResponderEliminar
  4. No se crean,en el cielo puedes correr nascar,jugar billar,bares,cines,en el cielo hay de todo.

    O es que creen que la imagen del cielo con arpas,arquitectura antigua y carruajes , es mas coherente que la de un cielo con guitarras eléctricas,arquitectura bionica,y limusinas?

    Ese sesgo cognitivo es el que han ayudado a crear los cristianos,hace tiempo que dios cambio el libro de la vida por el notes plus del ipad.

    ResponderEliminar
  5. ¿En el cielo hay banda ancha para Internet?

    ¿Y hay ordenadores que no se cuelgan nunca? ¡Eso sí que sería un milagro!

    ResponderEliminar
  6. Lo de la bondad y la misericordia no sé, pero lo que sí está claro es que Dios tiene un ego infinito.

    ¿Cómo si no va a pesar alguien que la mayor recompensa que puede ofrecer a alguien es tenerlo alabándole eternamente?

    A ver si al final resultará que Dios es Sheldon Cooper...

    ResponderEliminar

Su comentario no molesta. Sírvase utilizar un nombre o pseudónimo para distinguirse de los demás comentaristas. La casa se reserva el derecho de admisión y permanencia. Spam y off-topics, abstenerse.